Orlando era un apasionado por la docencia y el ciclismo. Lamentablemente falleció en su bicicleta

LO MÁS RECIENTE

Hugo Orlando Salgado Aguilera, quien desde niño se formó en un hogar de principios y valores, lo que aprendió muy bien especialmente de su mamá (hijo de “Marujita” ministra lectora de la parroquia de la Catedral de Zipaquirá y dueña del tradicional sitio de onces cerca del Teatro Mac Douall) y luego de la formación en La Salle, en la que siempre fue destacado, falleció en un accidente de tránsito. “Orlando se destacó como buen futbolista y atleta, siempre un excelente compañero y amigo tanto así que desde que nos graduamos en 1.983, hasta la fecha, mantenemos un grupo muy bonito, cada uno con nuestras esposas y él siempre fue el de la chispa y amigo sincero”, recuerda Pedro Camacho.

Orlando era licenciado en Ciencias Naturales, con especializaciones en Planeación para la Educación Ambiental y Gerencia de Instituciones Educativas. Inició como docente en dos colegios privados de Bogotá, luego su labor se extendió por diferentes instituciones, entre ellas La Salle de Zipaquirá; institución Rio Frío; República de Francia, en San Francisco y de allí pasó a San Antonio del Tequendama, donde duró 5 años.
Se presentó al concurso de méritos para coordinadores académicos y al obtener uno de los mejores resultados, fue nombrado coordinador en el Liceo Integrado de Zipaquirá, cargo que desempeñó desde el año 2007, inicialmente en bachillerato y luego en la básica primaria, hasta la fecha.
“Él siempre mostró en cada área de gestión las competencias propias de su cargo, destacándose en un acercamiento, con excelente comunicación a sus estudiantes, motivándolos hacia el desarrollo de su proyecto de vida. También se destacó en el deporte, con el equipo de docentes de fútsal y fútbol quedaron campeones representando a Zipaquirá en tres ocasiones en los juegos del magisterio a nivel departamental” recuerda Ilma Ruth, compañera coordinadora en el Liceo Integrado.

En su espíritu de superación y mejoramiento, Orlando participó en varias capacitaciones y actualizaciones de diversos temas académicos y de convivencia; entre ellas estuvo el año anterior en Chile, en una jornada organizada por la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) y el Centro de Investigación Avanzado en Educación de la Universidad de Chile.
Como coordinador de la sede Gabriela Mistral, fue el encargado de organizar la visita del Embajador de Chile, quien estuvo hace dos meses en Zipaquirá, entregando una importante donación para la institución.

“Siempre estaba pendiente de sus estudiantes y mucho más ahora en la pandemia, a quienes les dedicaba el tiempo que fuera necesario, al igual que atender a los papás. Igualmente le gustaba mucho salir a montar bicicleta con sus amigos; estaba en dos grupos de MTB, uno llamado “amigos Bike” de sólo docentes de diferentes instituciones y otro llamado “Selfiebike”, con los que compartió tres años rutas por diferentes lugares de la región. Y en medio de sus actividades, Óscar siempre fue un dedicado a la familia tanto para con nuestro hijo como para con su mamá doña Marujita” dijo a Gente Activa, su esposa Liliana Bello.

El sábado, Oscar salió con cuatro amigos a montar bicicleta por la vía a San Cayetano, pero luego de un tiempo les dijo que no se sentía con el mejor rendimiento y que prefería devolverse para ir de una vez a unas diligencias que tenía previstas con su esposa. Lamentablemente a los pocos kilómetros de regreso, en un accidente con un carrotanque Oscar perdió la vida por el impacto que recibió.

Paz en la eternidad a este docente y ante todo gran ser humano.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Publireportajes